Poesía Siglos de Oro,  Poesía

Lupercio Leonardo Argensola

LUPERCIO LEONARDO ARGENSOLA

Al sueño.

Imagen espantosa de la muerte,

sueño crüel, no turbes más mi pecho,

mostrándome cortado el nudo estrecho,

consuelo solo de mi adversa suerte.

 

Busca de algún tirano el muro fuerte,

de jaspe las paredes, de oro el techo,

o el rico avaro en el angosto lecho

haz que temblando con sudor despierte.

 

El uno vea popular tumulto

romper con furia las herradas puertas,

o al sobornado siervo el hierro oculto;

 

el otro, sus riquezas descubiertas

con llave falsa o con violento insulto:

y déjale al Amor sus glorias ciertas.

 

No fueron tus divinos ojos, Ana,

No fueron tus divinos ojos, Ana,

los que al yugo amoroso me han rendido;

ni los rosados labios, dulce nido

del ciego niño, donde néctar mana;

 

ni las mejillas de color de grana;

ni el cabello, que al oro es preferido;

ni las manos, que a tantos han vencido;

ni la voz, que está en duda si es humana.

 

Tu alma, que en todas tus obras se trasluce,

es la que sujetar pudo la mía,

porque fuese inmortal su cautiverio.

 

Así todo lo dicho se reduce

a solo su poder, porque tenía

por ella cada cual su ministerio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.