Ediciones

Como en casi todas las obras que conservamos de los autores del Siglo de Oro tenemos problemas para fijar los textos. En el caso de Garcilaso su obra no se publicó hasta 1543, probablemente basándose en los textos manuscritos del propio Garcilaso, formando un IV libro de la edición barcelonesa de la obra de Boscán.

En 1574 se publicó la primera edición anotada de sus obras por parte del catedrático de retórica de Salamanca Francisco Sánchez, el Brocense, que añadió algunas composiciones y corrigió otras a partir, según este autor, de otro texto manuscrito.

En 1580, Fernando de Herrera publicó una nueva edición comentada y se permitió enmendar el texto anterior con algunas apreciaciones personales.

Estas dos ediciones, las más importantes de todas las que vinieron después, solo nos advierten de la dificultad para fijar el texto de la obra de Garcilaso. Para analizar los poemas propuestos vamos a utilizar la edición más comúnmente utilizada: la de Tomás Navarro Tomás, editada en 1911 y que se basa textualmente en la de Herrera de 1580.