Poesía,  Poesía Edad Media

Gonzalo de Berceo. Milagros de Nuestra Señora

BERCEO, GONZALO DE

Milagro VI. El ladrón devoto[i]

 

Era un ladrón malo        que más querié furtar               

que ir a la eglesia          nin a puentes alzar;                 

sabié de mal porcalzo          su casa governar,              

uso malo que priso,          no lo podié dexar.                 

 

Si facié otros males,          esto no lo leemos,                             5         

serié mal condempnarlo          por lo que non savemos,             

mas abóndenos esto          que dicho vos a vemos,                   

si ál fizo, perdóneli          Christus en qui creemos.                    

 

Entre las otras malas,          avié una bondat                 

que li vahó en cabo          e dioli salvedat;                                 10       

credié en la Gloriosa          de toda voluntat,                  

saludávala siempre          contra la su magestat.           

 

Si fuesse a furtar,          o a otra locura,            

siempre se inclinava          contra la su figura,               

dizié «Ave María»          e más de escriptura,                              15                   

tenié su voluntad          con esto más segura.                

 

Como qui en mal anda          en mal á a caer,                

oviéronlo con furto          est ladrón a prender;              

non ovo nul consejo          con qué se defender,            

judgaron que lo fuessen          en la forca poner.                         20       

 

Levólo la justicia          pora la crucejada,                      

do estava la forca          por concejo alzada;                 

prisiéronli los ojos          con toca bien atada,                

alzáronlo de tierra          con soga bien tirada.              

 

Alzáronlo de tierra          quanto alzar quisieron,                        25

quantos cerca estavan          por muerto lo tovieron:                 

si ante lo sopiessen          lo que depués sopieron,                   

no li ovieran fecho          esso que li fizieron.                 

 

La Madre glorïosa,          duecha de acorrer,                 

que suele a sus siervos          ennas cuitas valer,                       30       

a esti condempnado          quísoli pro tener,                  

membróli del servicio          que li solié fer.                    

 

Metióli so los piedes          do estava colgado                

las sus manos preciosas,          tóvolo alleviado:            

non se sintió de cosa          ninguna embargado,                                    35       

non sovo plus vicioso          nunqua nin más pagado.                

 

Ende al día terzero          vinieron los parientes,            

vinieron los amigos          e los sus connocientes,                      

vinién por descolgallo          rascados e dolientes,                     

sedié mejor la cosa          que metién ellos mientes.                   40       

 

Trobáronlo con alma          alegre e sin danno,              

non serié tan vicioso          si yoguiesse en vanno;                    

dizié que so los piedes          tenié un tal escanno,                    

non sintrié mal ninguno          si colgasse un anno.                    

 

Quando lo entendieron          los que lo enforcaron,                   45       

tovieron que el lazo          falsso gelo dexaron;              

fueron mal rependidos          que no lo degollaron,                    

tanto gozarién d’esso          quanto depués gozaron.                

 

Fueron en un acuerdo          toda essa mesnada,                      

que fueron engannados          enna mala lazada,                       50

mas que lo degollassen          con foz o con espada;                 

por un ladrón non fuesse          tal villa afontada.                      

 

Fueron por degollarlo          los mancebos más livianos,            

con buenos seraniles          grandes e adïanos;             

metió Sancta María          entre medio las manos,                       55       

fincaron los gorgueros          de la golliella sanos.                     

 

Quando esto vidieron          que no’l podién nocir,                     

que la Madre gloriosa          lo querié encobrir,              

oviéronse con tanto          del pleito a partir,                 

hasta que Dios quisiesse          dexáronlo vevir.                         60       

 

Dexáronlo en paz          que se fuesse su vía,                

ca ellos non querién ir          contra Sancta María,                     

mejoró en su vida,          partióse de follía:                    

quando cumplió so corso          murióse de su día.                    

 

Madre tan pïadosa,          de tal benignidat,                               65

que en buenos e en malos          face su pïadat,            

devemos bendicirla          de toda voluntat:                   

los que la bendissieron          ganaron grand rictat.                   

 

Las mannas de la Madre          con las d’El que parió                

semejan bien calannas          qui bien las connoció;                    70       

Él por bonos e malos,          por todos descendió,                     

Ella, si la rogaron,          a todos acorrió

 

Milagro VI. El ladrón devoto. (versión actualizada)[ii]

 

Era un ladrón malo que más quería hurtar

que ir a la iglesia ni a puentes alzar;

mal sabía las cosas de su casa administrar,

vicios tan malos no los podía dejar.

 

Si hacía otros males, eso no lo leemos;                                                   5

sería malo condenarlo por lo que no sabemos,

más abandonemos esto que dicho vos a vemos,

si algo hizo, perdónelo Cristo en quien creemos.

 

Mucha maldad tenía, también una bondad

que mucho le valió y le pudo salvedad;                                                  10

creía en la Gloriosa con fuerza y voluntad,

la saludaba siempre junto a su Majestad.

 

Decía “Ave María” y más de la escritura,

y se inclinaba siempre delante su figura;

decía “Ave María” y más de la escritura,                                                15

tenía su voluntad con esto más segura.

 

Como quien en mal anda en mal ha de caer,

le pillaron en hurto es ladrón a prender;

no tuvo argumento con qué se defender,

juzgaron que lo fuesen en la horca a poner.                                           20

 

Lo llevó la justicia para la encrucijada                                                 

donde estaba la horca por el concejo alzada;

cerráronle los ojos con toca bien atada,

alzáronlo de tierra con la soga estirada.

 

Alzáronlo de tierra cuanto alzar quisieron,                                             25

cuantos cerca estaban por muerto lo tuvieron:

si hubieran sabido lo que luego supieron,

no le hubiesen hecho eso que le hicieron.

 

La Madre Glorïosa, rápida en socorrer,

que suele a sus siervos sus penas resolver,                                           30

a este condenado lo quiso proteger,

se acordó del servicio que le solía hacer.

 

Metió bajo sus pies donde estaba colgado

sus manos preciosas, lo tuvo aliviado:

no se sintió por cosa alguna preocupado,                                              35

no estuvo también, jamás mejor pagado.

 

Milagro XI. El labrador avaro

Era en una tierra      un omne labrador,

Que usaba la reia      mas que otra labor:

Mas amaba la tierra      que non al Criador,

Era de muchas guisas      omne revolvedor.

 

Façie una nemiga,      façiela por verdat,                                    5

Cambiaba los mojones      por ganar eredat:

Façie a todas guisas      tuerto e falsedat,

Avie mal testimonio      entre su veçindat.

 

Querie, peroque malo,      bien a Sancta Maria,

Udie sus miraculos,      dabalis acogia:

Saludabala siempre,      diçiela cada dia                                     10

A ve graçia plena      que parist a Messia.

 

Finó el rastrapaia      de tierra bien cargado,

En soga de diab]os      fue luego cativado,

Rastrabanlo por tienllas      de coçes bien sovado,

Pechabanli a duplo      el pan que dio mudado.                          15

 

Dolieronse los angeles      desta alma mesquina,

Por quanto la levarian      diablos en rapina:

Quisieron acorrelli,      ganarla por veçina,

Mas por fer tal pasta      menguabalis farina.

 

Si lis diçien los angeles      de bien una razon,                            20

Çiento digien los otros,      malas qua buenas non:

Los malos a los bonos      tenienlos en rencon,

La alma por peccados      non issie de preson.

 

Levantosse un angel,      disso: io so testigo,

Verdat es, non mentira,      esto que io vos digo:                        25

El cuerpo, el que trasco      esta alma consigo,

Fue de Sancta Maria      vassaIlo e amigo.

 

Siempre la ementaba      a iantar e açena:

Diçieli tres palabras:      Ave graçia plena:

La boca por qui essie      tan sancta cantilena,                           30

Non mereçie iaçer      en tan mala cadena.

 

Luego que esti nomne      de la sancta reyna

Udieron los diablos,      cojieron ssada hina,

Derramaronse todos      commo una neblina,

Desampararon todos      a la alma mesquina.                             35

 

Vidieronla los angeles      seer desemparada,

De piedes e de manos      con sogas bien atada,

Sedie commo oveia      que iaçe ensarzada,

Fueron e adussieronla      pora la su maiada.

 

Nomne tan adonado      e de vertut atanta                                 40

Que a los enemigos      seguda e espanta,

Non nos debe doler      nin lengua nin garganta,

Que non digamos todos:      Salve Regina sancta.

 

[i] Procedente de https://goo.gl/JedBsR

[ii] Versión actualizada procedente de https://goo.gl/ieTJwE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.