Luis García Montero. Aunque tú no lo sepas.

Este poema se incluye en el libro ‘Habitaciones separadas’ y consiguió, el año de su edición, el premio Loewe de poesía, uno de los más prestigiosos de nuestro país; un año después el Premio Nacional de Poesía. El poema es representativo del libro pues en él un personaje, el propio poeta aunque puede ser un trasunto del lector, cuenta o vive su experiencia a través de la memoria o el deseo. Escúchenlo en la voz del propio autor.

Gil de Biedma. T’introduire dans mon histoire.

En este poema el propio autor nos informa sobre la intrahistoria de esta composición y la relaciona con Joan Manuel Serrat. En principio fue creada sin una preparación previa, no obstante, el tema del paso del tiempo y la reflexión sobre la vida, que tanto caracteriza a Gil de Biedma, aparece en él.

Lope de Vega. Soneto de repente

Este poema se incluyó en la comedia La niña de plata, de 1617. Es uno de los poemas más famosos de Lope y la prueba evidente de lo que significa tener facilidad para la poesía. Sin duda la obra de un genio.

Carolina Coronado. Siempre tú

El novio de Carolina, Alberto, murió en un naufragio tras cuatro años de relaciones. En este soneto, Carolina toma como referencia el mes de diciembre para narrarnos su relación hasta llegar al último verso donde, ya muerto su amante, solo permanece la pasión.

Jaime Sabines. Me encanta Dios

Una descripción muy cercana de Dios que, no obstante, nos muestra también su omnisciencia y su grandeza sin renunciar a incluir aspectos de lo cotidiano que pasan casi desapercibidos. En la voz del propio autor es un lujo.

Joan Margarit. No hay milagros

Joana, la hija de Joan Margarit, falleció con treinta años como consecuencia de un síndrome con afectación física y psíquica. El libro en el que se recoge este poema se centra en los últimos ocho meses de la vida de Joana.